jueves, 10 de marzo de 2011

Función y movimientos de la lengua en la lactancia materna

Para que la lactancia materna funcione bien la lengua debe tener total funcionalidad para moverse libremente y ordeñar el pecho de forma efectiva. 

En una artículo anterior te explicamos la importancia del frenillo de la lengua para una correcta  succión, un tema que se está volviendo recurrente en los grupos de apoyo a la lactancia. En esta ocasión te describimos la función de la lengua y su capacidad de movimiento.

Estructura simple de la lengua y su función


La lengua es uno de los músculos más potentes del cuerpo humano en relación tamaño/fuerza. y es el órgano del sentido del gusto. La lengua está situada dentro de la cavidad oral anclada en la parte media del suelo de la boca, con forma de cono y aspecto simétrico


La lengua está formada por dos caras,  una  superior o dorso y  una  inferior que descansa en el suelo de la boca, en cuya línea media encontramos el frenillo,  los bordes linguales, la base de la lengua y la punta lingual.

El frenillo se puede distinguir en el suelo de la boca. Se trata de un pliegue mucoso que une la cara dorsal de la lengua con la mucosa del piso de la boca, de forma semilunar . Tiene la función de limitar los movimientos de la lengua para evitar que la traguemos.


La lengua tiene varios roles, por un lado en la alimentación permite la succión,   deglución y masticación. Es importante para mamar y para formar el bolo alimenticio. También la lengua nos permite comunicarnos oralmente con el habla, y percibir los estímulos sensoriales del gusto. 


Movilidad de la lengua


La lengua puede cumplir sus funciones gracias a su esqueleto muscular, formado de por 17 músculos,  de gran importancia en la lactancia materna. Estos movimientos son: 
  • Extensión: Con este movimiento el bebé saca la lengua hasta cubrir la encía inferior con la lengua y mantenerla en esta postura mientras dura la toma.
  • Elevación: gracias a esta acción el bebé alza la lengua hacia el paladar para comprimir la areola y poder así "ordeñar" el pecho.
  • Latarelización: el bebé puede con esta habilidad mover la lengua a ambos lados de la boca.
  • Peristaltismo: es el movimiento ondulante de la lengua que permite llevar la leche hacia la faringe para ser deglutida.
Si alguno de estos movimientos de la lengua se ven comprometidos o restringidos pueden no cumplir bien sus funciones, como ocurre con la lactancia materna. Estas limitaciones ocurren en presencia de anomalías como el frenillo sublingual corto, que recibe el nombre de anquiloglosia. 

La función de succión y deglución normal durante la lactancia materna


Cuando somos bebés la lengua ocupa casi toda nuestra boca. Cuando el bebé tiene que mamar tiene que realizar con la lengua y la mandíbula una serie de movimientos que faciliten el ordeño de la mama y la transferencia de la leche materna. Mamar es un proceso innato del bebé para el que está preparado cuando nace, muy susceptible de ser influido por elementos externos. 


En el momento que la madre roza al bebé con su pezón, se inicia un proceso de búsqueda en el que éste abre la boca con una amplia apertura, extendiendo su lengua hacia delante sobrepasando su encía inferior y modelando la lengua en forma de U para rodear así el pezón y la areola. En un enganche que suele ser muy rápido, la lengua y la mandíbula inferior que sube y cierra la boca alrededor del pecho funcionan coordinadamente para estabilizar el pezón y la areola en su lugar, dentro de la boca de forma profunda.


Demostración de la posición y función de la lengua durante la lactancia materna



  • Los labios del bebé se voltean para hacer un perfecto sello alrededor de la areola, como si fuera una ventosa sobre un cristal.  
  • El pecho introducido en la boca del bebé de forma correcta  se estira lo suficiente hasta el punto en el que el paladar duro se hace blando gracias al movimiento de elevación de la lengua posterior, que permite realizar al bebé  su aspiración. El pezón que está rozando el punto S estimula la succión. 
  • Una vez estabilizado el pecho se inicia el movimiento de compresión con la parte anterior de la lengua y la elevación de la mandíbula  sobre el pecho. Se crea una  presión positiva que permite que salga la leche de los conductos, ayudada por el reflejo de eyección.
  • La leche que sale es empujada hasta la garganta con movimientos peristálticos de la lengua desde su parte más anterior hasta la posterior, como si fueran una ola. Cuando la leche cae en la garganta del bebé es deglutida. 
  • Cuando la mandíbula baja de nuevo se vuelven a rellenar los conductos gracias a la presión negativa y todo el proceso vuelve a empezar.  En ningún momento el pecho entra en contacto con la encía, gracias al grosor de la lengua, impidiendo que el pecho reciba daño o irritación. 
El bebé repite esta secuencia varias veces, cada secuencia es un ciclo de succión. Al inicio de la toma la succión siempre es mas rápida, con movimientos de succión rápidos y más superficiales, que incitan al pecho a eyectar la leche. En el momento que la leche empieza a salir fluidamente, la secuencia de succiones es más profunda, lenta  y regular. 

La succión madura comporta un número de 10 a 30 succiones sin pausas para respirar, debido a la coordinación de la succión, deglución y respiración. En la succión del pecho se combinan los dos tipos de succión para la estimulación de la producción de leche: 
  • Succión nutritiva. Durante este tipo de succión los bebés se alimentan activamente e ingieren la mayor parte de leche del pecho de su madre. Podemos identificarla por los movimientos amplios de la mandíbula y por las mejillas redondeadas del bebé cuando mama. Al bebe se le oye o se le ve tragar la leche. 
  • Succión no nutritiva. Es una succión rápida y superficial que se da hacia el final de la toma. Su nombre no significa que el bebé no se siga alimentando, todo lo contrario,  en realidad con esta succión siguen recibiendo leche rica en grasa que se ha estado acumulando en la boca. Sirve de entrenamiento para la succión nutritiva, además de calmar y proteger al bebé.

3 comentarios:

  1. Muy interesante el comentario sobre la succión "no nutritiva", que de no nutritiva no tiene nada... Además, la lactancia materna no es solo "nutrición", sino mucho más, sea cual sea el tipo de succión.

    ResponderEliminar
  2. ¿A que sí? realmente parece que se la toma en poca consideración, pero tiene también su función.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que es nutritiva...con solo ver a mi pequeña gigante me doy cuenta que la lactancia ha sido nuestra mejor elección (papá es feliz también)

    ResponderEliminar